martes, 11 de agosto de 2009

La Machaca




En Colombia existe desde hace muchos años una leyenda la cual empezó hace muchos años en un pequeño pueblo del Putumayo el cual celebraba las fiestas anuales, un par de periodistas que fueron enviados a cubrir la nota llegaron un día tarde a la dichosa celebración y no teniendo que decir a sus editores iniciaron un periplo por el pueblo tratando de descubrir algo que fuera interesante, la suerte les llevo a una pequeña exposición de artesanos los cuales exponían y vendían entre muchas cosas mochilas, vasijas, collares, en fin... entre aquellas cosas los periodistas encontraron un insecto que nunca habian visto antes, y preguntaron ¿qué era eso?; el vendedor no se sabe de donde o porque, les dijo que se llamaba La Machaca (Fulgora lanternaria) y que era un bicho muy peligroso, porque su picadura era mortal.
La única forma de evitar morir era hacer el amor dentro de las 12 horas siguientes a la picadura. La historia la contaron por el periódico e inmediatamente se desato una epidemia de picaduras de machaca, tan así, que se reporto el caso de unas monjas que prefirieron morir antes que acudir al tratamiento.
Esto fue hace cerca de cincuenta años y aun se habla hoy en dia de accidentes por machaca aunque con un toque de malicia y buen humor, en ciertos círculos de la sociedad colombiana. vale la pena aclarar que los fulgóridos en general son insectos totalmente inofensivos y que a pesar de las aclaraciones del caso, hechas por parte de los expertos en la materia, muchos colombianos deben su boda a este historia.

¿Que es la machaca?

La machaca o mariposa caimán (Fulgora laternaria) es un insecto hemípero que habita en bosques húmedos tropicales en México, Centroamerica y Suramerica.
Se alimenta de savia de determinadas plantas. Mide de 85 a 90 mm de largo. Se caracteriza por la forma de su cabeza abombada y de 23 a 24 mm de largo, con aspecto de cacahuate
y falsos ojos para parecerse a un lagarto. Presenta abundantes motas de colores amarillo, anaranjado, castaño, gris, negro y blanco y grandes ojos falsos en las dos alas posteriores. Al extenderse, las alas anteriores alcanzan 10 a 15 cm. Cuando es atacado se defiende soltando una sustancia de olor desagradable. En ocasiones tamborilea con su cabeza contra el tronco de algún árbol.



Sobre este curioso insecto se ha tejido la creencia popular de que su picadura es mortal, y la cura para tan terrible destino es hacer el amor en el término de las 12 horas siguientes.

Probablemente la idea surgió de la forma en que se alimentan las machacas, pues tienen su aparato bucal modificado en un fornido estilete o pajilla, que sale de la parte inferior de la cabeza y se extiende hasta el segundo par de patas, el mismo es introducido en el tejido de las plantas para succionar la sabia de algunas plantas y árboles. Por lo tanto, el insecto es incapaz de picar a un ser humano. En nuestro país se les ha encontrado en árboles de guapinol Hymenaea courbaril , de aceituno Simarouba amara y de lagartillo Zanthoxylum , de los cuales se presume, son algunos de sus hospederos. Se ha documentado que la machaca se asocia a ciertos árboles en la selva tropical peruana, que producen resinas o compuestos químicos tóxicos que al ser consumidos, son acumulados dentro del cuerpo de la machaca y cuando es amenazadas por un depredador, liberan estos químicos como un spray apestoso.





4 comentarios:

  1. La machaca es un cuento de un pisco que queria hacer el amor con alguien, eso es todo, la tal machaca o mariposa caiman no tiene veneno ni nada parecido.

    ResponderEliminar
  2. no hay necesidad de que lo pique la machaca a uno para hacer el amor uno lo busca solito

    ResponderEliminar